Ansprechpartner & mehr

Artikel ES

Muchas cosas son distintas en Alemania

Las siguientes advertencias le ayudarán a facilitar la comunicación y el trato social con sus conciudadanos en Alemania, así como a evitar malentendidos de índole cultural.

En Alemania las personas se comunican entre ellas de un modo muy directo y abierto. Eso quiere decir que las dificultades, los problemas y las críticas se abordan de una manera abierta, aunque cortés, con el fin de encontrar soluciones en común. Esto solo se consigue con transparencia y honestidad por ambas partes. La palabra hablada tiene validez. Las afirmaciones imprecisas o incorrectas, el mutismo o las indirectas con frecuencia no se comprenden y se consideran una falta de cortesía. Dado el caso, pueden ir en su propio detrimento. Sin embargo, ello no conlleva una pérdida de imagen. En Alemania se espera que cada cual, ya sea hombre o mujer, hable por sí mismo. Es un derecho y, en ocasiones, hasta un deber.

En Alemania, antes de recibir asesoramiento o tratamiento o, por ejemplo, de visitar a una autoridad, es frecuente que tenga que concertar una cita. Las citas son siempre vinculantes y deben respetarse. Eso quiere decir que deberá cancelar la cita con la debida antelación cuando no pueda asistir a ella. Además, es importante que llegue puntualmente. Por ello lo correcto es hacer una breve llamada cuando vaya a retrasarse.

En Alemania hombres y mujeres reciben un mismo trato, ya que están en plano de igualdad. Esta norma social también se aplica a las personas que hayan inmigrado de otros países. De ahí que sus interlocutores puedan ser tanto hombres como mujeres. Las mujeres tienen el derecho y la capacidad de asesorar a hombres y decidir acerca de sus solicitudes. Y así mismo es aplicable que los miembros masculinos de la familia tienen que aceptar que su esposa, hermana, madre o hija sean asesoradas por hombres o que ellas tomen sus propias decisiones.

Los chicos y las chicas asisten juntos a clase y reciben un mismo trato en el aula. Participan juntos en todas las actividades que el colegio proporcione como parte de su enseñanza.

Los padres son los principales aliados de las profesoras y los profesores en materia de educación. Tienen derecho a manifestar su opinión. En colegios y jardines de infancia, los padres tienen la oportunidad de exponer sus preguntas y sugerencias en las reuniones de padres. En caso de dificultades, los profesores y los padres deben hablar a tiempo para encontrar la mejor solución posible para todos los implicados.